Deliciosas golosinas primaverales con ENVÍO GRATIS !!!

cocina, aromas, familia ... recuerdos

Los científicos dicen que el olfato está estrechamente relacionado con los recuerdos. En mi caso, es solo un hecho y parte de mi vida diaria. El Panza puede ser nuevo para la mayoría, pero sus inicios se remontan a más de 35 años. Desde que tengo memoria, la comida no es solo una necesidad biológica, sino una forma de expresar amor y gratitud.

Es una forma de reunir a las personas y compartir tiempo en familia. Muchos de mis primeros recuerdos de la infancia involucran el olor a mantequilla o aceite de oliva con ajo y cebolla, ya que se convirtieron en la base de una deliciosa salsa. O el olor y el sonido de la olla a presión y el aroma de la tarta recién horneada invadiendo cada rincón de la casa.

Después de que mi madre perdió la batalla contra el cáncer, me mudé con mi abuela puertorriqueña-italiana. Me llevaba temprano en la mañana a “La Plaza del Mercado” (Farmer's Market) en Santurce, Puerto Rico. Lo cual era, la mayoría de las veces, una tortura para un adolescente, pero era "imprescindible" llegar allí lo antes posible porque "el que madruga se lleva el gusano". A pesar de mi neurosis adolescente, pude presenciarla "haciendo lo suyo". Hablando con los granjeros que había llegado a conocer a lo largo de los años. Seleccionar diligentemente los productos y las carnes que se convertirían en la deliciosa comida del día. A medida que comenzaba a llegar la hora del almuerzo, también lo haría mi familia. Todos tratábamos de movernos por la cocina estilo recibidor, con grandes ventanales de vidrio al final que daban al parque y al océano Atlántico. Y siempre alguien que intenta probar la salsa directamente de la sartén con un trozo de pan recién horneado caliente. 'Así se debe probar', decíamos todos cada vez que nos pillaban con el pan dentro de la cacerola.

Un elemento básico en su repertorio de postres fue la tarta de guayaba (tarta de guayaba). Recuerdo vívidamente llegar de la escuela una tarde, después de haber tenido un día bastante "horrible". Escuchó mi historia y dijo: “Hagamos algo que le quite la mente de la frustración del día y haga feliz a alguien más”. A medida que comencé a mezclar lentamente todos los ingredientes, sentí cómo el estrés desaparecería constantemente. Después de que 'mi obra maestra desestresada' estuvo horneada y lista, ella la empacó con cuidado y nos dirigimos a la oficina de correos. En el camino, explicó que esta tarta de Guayaba en particular iba a Italia. Sus mejores amigos vivían en Roma y extrañaban algunos de los sabores y la calidez de la isla. Así que ahí estábamos, con el funcionario de correos mirándonos como "¿estás loco?" Y preguntando "¿Estás enviando una tarta de guayaba a Roma porque tus amigos tienen la tristeza del invierno?". “Sí”, respondió cortésmente y explicó, “que regalar algo que hiciste tú mismo y alguien que luego disfrutaría, era la mejor manera de expresar cuánto te importa a uno”.

Durante años, este había sido su "modus operandi". No era muy cariñosa, siempre supuse que era la forma en que la criaron. Pero todos sabíamos, amigos y familiares por igual, cuánto nos amaba realmente a todos. Esto se demostró a través del esfuerzo y la dedicación puestos en cada comida que preparó. Esto también es cierto para mi padre. Ya que heredó las mismas habilidades culinarias y la mentalidad de "mostrar amor a través de la comida". Para mí, mi papá hace los mejores panqueques del mundo. Así que cada vez que volvía de asistir a la universidad en Boston, me despertaba con el olor de panqueques y tocino recién hechos, todo hermosamente preparado. Incluso colocaba un pequeño ramo de flores, siempre blancas, que acababa de recoger de su jardín. Hoy en día, es mi hija la que arranca todos los beneficios de ser mimada por su amado 'abuelo'.

A veces me pregunto si es parte de nuestra herencia italiana o parte de nuestra cultura puertorriqueña. O simplemente una mezcla de lo mencionado anteriormente, combinado con una falta de conocimiento sobre cómo expresar los sentimientos de uno. Independientemente de lo que fuera o sea, siempre sentí el alcance de su amor en cada bocado. A medida que pasaban los años y mi abuela se hacía mayor, se empeñó en que yo aprendiera a preparar sus platos. Ella siempre decía "habrá un día en que yo no esté aquí y no podrás saborear los sabores de tu infancia, ni podrás pasárselo a tus hijos".

Ahora, y especialmente en 2020, esos recuerdos son tesoros invaluables. De una manera que sirvió como base de lo que es The Panza y por qué lo hago. La vida ya es bastante dura. Es a través de esos momentos especiales y los recuerdos creados a través de ellos, que nos recuerdan por qué debemos poner todo nuestro corazón y nuestro poder en todo lo que hacemos ... el destinatario siempre sentirá el amor que le pusiste.